Un día como hoy en la historia

ONU proclamó Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono

El ozono (O3) es un gas que protege a la Tierra de las peligrosas radiaciones ultravioletas del Sol. Su presencia en las capas altas de la atmósfera constituye un poderoso filtro que defiende la vida del planeta de estas agresivas radiaciones que son, por ejemplo, las que producen quemaduras cuando hay una exposición prolongada al Sol.

Vea también Biden: A los latinos les irá mejor si Trump sale de la Casa Blanca

Hace años comenzó la producción y utilización masiva de gases artificiales como los CFC (que contienen cloro) que resultaban muy útiles en neveras, pulverizadores y aparatos de aire acondicionado. En 1974 se descubrió que estos gases actuaban directamente contra el ozono transformándolo en otros compuestos y dejando a la Tierra sin su filtro de protección.

Esto se hizo muy evidente cuando en 1985 se descubrió desde el espacio el agujero de ozono , una enorme zona de la atmósfera situada sobre la Antártida en la que la capa de ozono apenas existía, y que amenazaba con extenderse. La conservación de la capa de ozono se ha convertido en una de las prioridades ambientales a escala mundial. Por este motivo, el 16 de septiembre de 1994 la Asamblea General de Naciones Unidas proclamó esa fecha como el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono.

Ese día se conmemora el día en que, en 1987, se firmó el Protocolo de Montreal, el primer gran acuerdo mundial sobre un tema medioambiental y, hasta la fecha, uno de los más eficaces. En este acuerdo los países firmantes se comprometieron a reducir rápidamente la producción de gases artificiales que dañasen la capa de ozono.


Se desencadenó Noche de los Lápices en Argentina

Se conoce como Noche de los Lápices a una serie de secuestros de diez estudiantes secundarios, ocurridos durante la noche del 16 de septiembre de 1976 y días posteriores en la ciudad de La Plata, Argentina. Este suceso es uno de los más representativos dentro de lo que se recuerda como «la represión» impuesta por la dictadura argentina del entonces presidente Jorge Rafael Videla, englobada en el plan del Proceso de Reorganización Nacional, ya que las desapariciones se realizaron sobre estudiantes, en su mayoría, menores de edad.

Las víctimas eran en su mayoría militantes o ex-militantes de la Unión Estudiantil Secundaria (UES) de La Plata, esta agrupación, junto a otras habían reclamado en 1975 ante el ministerio de Obras Públicas el otorgamiento del boleto estudiantil secundario, en ese momento inexistente.

Aunque oficialmente ningún documento oficial asegura que las desapariciones se realizaron a causa del reclamo por el pedido del boleto estudiantil, y hasta dos de los sobrevivientes niegan la relación directa entre los secuestros y el reclamo estudiantil específico, los diferentes testimonios aportados por los sobrevivientes tanto en la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) como en el Juicio a las Juntas intuyen a esta teoría como válida.

Tan sólo tres de los estudiantes secuestrados sobrevivieron a las posteriores torturas y traslados impuestos por la dictadura. Aunque algunos grupos de militares retirados niegan los hechos como válidos, el estado argentino -en su totalidad- reconoce su accionar en lo ocurrido. El caso tomo notoriedad pública en 1985 luego del testimonio de Pablo Díaz, uno de los sobrevivientes en el Juicio a las Juntas. Él mismo participó de la creación del guión que llevo la historia en 1987 al cine.


Con el «Grito de Dolores» inicia la lucha por la Independencia mexicana

Durante la noche que intermedió entre los días 15 y 16 de septiembre de 1810, Miguel Hidalgo, sacerdote de la ciudad de Dolores, fue advertido de que la conspiración independentista de Querétaro, de la cual forma a parte, había sido descubierta.

Ante la inminente llegada de las tropas virreinales para arrestarlo, Hidalgo decidió convocar al pueblo a una revuelta que, algunas horas más tarde, abrió el camino a la conformación de la primera agrupación revolucionaria en alzarse contra España.

Según narra la tradición, durante la madrugada, Hidalgo hizo sonar las campanas de su parroquia para llamar a misa y pronunció ante sus fieles un encendido discurso a favor de la libertad de los mexicanos y en contra del yugo colonial.

Su llamado saltó a la historia como el Grito de Dolores y convocó a miles de criollos e indígenas a sumarse a la causa patriota, acto que representó el primer paso para que México comenzara su proceso de emancipación.

Con información de History

Suscríbete
Notifícame
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios