Familia enterró por error el cadáver equivocado en Güiria

Una familia enterró por error el cadáver de una de las víctimas del naufragio de decenas de venezolanos en Güiria, estado Sucre, debido a una confusión por parte de los patólogos.

Horas después del entierro de Ramón Ordaz, de 34 años, apareció el cadáver número 33 del naufragio de Güiria y las autoridades nuevamente llamaron a la familia para reconocer la humanidad que resultó ser la de José Carlos San Vicente Potella.

En Güiria, municipio Valdez del estado Sucre, siguen apareciendo cuerpos en alta mar después del naufragio reportado el pasado 12 de diciembre. Son localizados en avanzado estado de descomposición, por lo que se dificulta el reconocimiento de los cadáveres. Eso fue lo que sucedió con los restos de Ramón. Tenía características físicas similares a las de José, que apareció horas más tarde en una zona que no ha sido especificada por las autoridades de seguridad.

Esto fue lo que ocurrió: los patólogos solicitaron las características físicas de José Carlos a sus familiares. Estos se las dieron y al comparar la fisonomía, los forenses lo nombraron como José Carlos San Vicente Potella. Entregaron el cadáver y la familia lo enterró.

Cuando sacaron el cuerpo del galpón para llevarlo al cementerio, los habitantes de Güiria comenzaron a hablar sobre un nuevo hallazgo. La familia de Ramón supo que habían entregado a otra familia un cuerpo con similares características y fue a reclamar a las autoridades.

“Luego, en la tarde, trasladaron a un cadáver hasta el muelle. Cuando los patólogos lo vieron se dieron cuenta de que también se parecía al que ya habían entregado. Llamaron de nuevo a la familia y los hicieron pasar al galpón para que lo reconocieran. Las personas se dieron cuenta de que la víctima tenía el mismo pantalón que José usó el día que salió de Güiria hasta Trinidad y así lo identificaron”, explicó un habitante de Güiria que prefirió resguardar su identidad.

Finalmente, la mañana de este 20 de diciembre la familia de José Carlos enterró su cadáver después de que los patólogos hicieron las correcciones. Mientras que la familia de Ramón llora sobre su tumba.

Los patólogos recibieron este domingo los resultados de las pruebas forenses y lograron identificar a uno de los dos hombres que hasta el 19 de diciembre permanecía sin nombre. Era el de Lizandro Patines Sánchez, de 44 años, tío de Zulania. Hasta el momento se sabe que la mayoría de los cadáveres han sido encontrados en La Ceiba, Muelle Güiria, Yaco, Termoeléctrica, Juan Diego, Caurantica, Las Piedras, Las Malvinas, Uquirito e Irapa.

Entre los fallecidos está el caso de una mujer que no era oriunda del municipio Valdez sino de Margarita, estado Nueva Esparta. Se trata de Leopolda Marisol Manríquez Calzadilla, de 45 años, quien viajó hasta Güiria para abordar una lancha que la llevara hasta Trinidad y Tobago, donde se reuniría con sus dos hermanas. Su cadáver fue reconocido por la esposa de su compadre.

La víctima apareció el 18 de diciembre en el sector Punta Arena, ubicado hacia el Golfo de Irapa. Sus allegados la reconocieron por la vestimenta que llevaba el día que salió la embarcación. Sus restos también fueron enterrados en el cementerio de Güiria en una fosa común.

 

Con información de El Pitazo

Suscríbete
Notifícame
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios