El “Método Williams”: el polémico plan de su padre que convirtió a Serena en la tenista más importante de la historia

Serena Williams cerró su carrera como tenista al despedirse del US Open y termina una era que marcó el deporte mundial.

La menor de las hermanas Williams cierra este ciclo como la tenista más laureada de la Era Abierta con 73 trofeos, gracias a su talento y carácter para el deporte y el trabajo que hizo su padre durante su niñez y adolescencia.

Es de recordar que una de las películas más destacadas de 2021 fue «King Richard» que rememora cómo el padre de Venus y Serena, logra conducir a sus hijas para que se conviertan en las mejores jugadoras de todos los tiempos, alejándolas de los peligros como las drogas y las pandillas.

Richard, de 80 años, es descrito por sus conocidos como un padre obsesionado por el futuro de sus hijas, a quienes obligaba a seguir un plan de trabajo que excedía lo deportivo, con maratónicas sesiones de entrenamientos, bajo cualquier condición climática, y exigiendo también que tuvieran buenas calificaciones en la escuela y asistencia perfecta a la iglesia.

Su estricto régimen encendió las alarmas a tal punto que los servicios sociales inspeccionaron su hogar para comprobar si ejercía algún tipo de maltrato infantil, aunque las investigaciones no tuvieron efecto porque los resultados de su estilo de crianza fueron favorables para sus hijas que destacaban con excelentes calificaciones y estaban alejadas de los peligros de las calles, y que además describían a Richard como un padre amoroso, a pesar de ser exigente.

El señor Williams se inspiró en mayo de 1978 cuando vio por televisión a Virginia Ruzici alzarse con el trofeo de Roland Garros y obtener un cheque por 40,000 dólares, lo que le hizo entender que una exitosa carrera como tenistas salvaría a sus hijos de sufrir problemas económicos en el futuro.

Para lograrlo, tomó clases y estudió sobre las técnicas del deporte en ese momento; sin embargo, los seis hijos que tenía con su primera esposa eran muy grandes para comenzar a practicar.

Al año siguiente conoció a Oracene Price quien tenía tres hijas de un matrimonio anterior, ara ese momento ya había escrito 78 páginas de un plan que las niñas debían seguir para transformarse en las mejores de todos los tiempos, pero las hijas de su pareja tampoco tenían la habilidad para triunfar.

«Fui a ver a mi esposa y le dije que tendríamos dos hijos y que nos volveríamos ricos. Van a ser tenistas«, reveló él mismo en su libro Black and White: The Way I See It (Negro y Blanco: La manera en que lo veo).

Así fue como decidieron tener más hijos, en 1980 nació Venus y en 1981 nació Serena.

El primer paso en el manual era mudarse a Los Ángeles, donde existían centros de entrenamientos.

Al elegir el lugar donde vivirían definió: «No había lugar en el mundo más duro que Compton… El gueto te hará duro, te hará duro, te hará fuerte».

A su juicio, las condiciones hostiles eran necesarias para que sus hijas forjaran la personalidad que él buscaba.

Venus y Serena fueron entrenadas desde pequeñas en un parque cerca de su hogar que tenía cancha de tenis, pasaban horas practicando, incluso las sesiones se extendían hasta la noche. Tuvo que enfrentarse a pandilleros que se adjudicaban ser los dueños del parque, fue víctima de ataques que lo hicieron parar en el hospital en varias oportunidades con costillas fracturadas o dientes rotos, pero eso no lo detenía. Hasta que logró que los pandilleros abandonaran la zona o respetaran su presencia, así le dio una lección a sus hija, algo que también era parte de su plan.

Otra coa que debía enseñar a sus hijas era a enfrentar cualquier clima hostil, los niños abucheaban a Venus y Serena cuando practicaban, todo esto por pedido de Richard, con esto quería enseñarlas a aprender a convivir con ese clima y hasta él las criticaba a veces.

Usaba técnicas duras como la de los vidrios rotos que el entrenador Rick Macci recordó en una oportunidad.

«Hubo algunas veces que Richard puso vidrios rotos en la cancha. El vidrio estaba detrás de la línea de fondo, detrás de la cerca, por lo que (las chicas) no retrocedían y tomaban la pelota temprano», precisó.

Macci también reveló que se llevó una gran sorpresa por el nivel que presentaban las hermanas Williams, especialmente porque sus únicos profesores habían sido su padre y su madre, ambas conocían tecnicas para moverse en la cancha, tenían una mentalidad de ganadoras y una calidad superior a la de otros jóvenes talentos.

Richard también tomó una decisión controversial, prohibió que sus hijas compitieran en los Torneos Juniors, algo que iba en contra del camino que tomaría cualquier tenista que soñaba con ser profesional, pero para él esto podría derivar en presiones anticipadas y afectar su carrera profesional, evitando que dejaran sus carreras por no poder soportar las presiones.

Venus y Serena entrenaban seis horas al día, cinco días a la semana y cuatro horas más los sábados, pero no participaban de los Torneos Juniors.

Con información de Infobae.

Suscríbete
Notifícame
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios