Autoridades de Tijuana manifiestan preocupación por alarmante número de venezolanos expulsados desde EE.UU.

El pasado miércoles 12 de octubre, el gobierno de Joe Biden aprobó una nueva política migratoria para los venezolanos, que consiste en un programa que da estatus legal por dos años a quienes llegan en avión a Estados Unidos, y en la expulsión inmediata de quienes cruzan la frontera terrestre desde México, que coincide con el plan miles de personas que dejaron el país en busca del denominado “sueño americano”.

Tras la activación del perole (Permiso Humanitario o de Beneficio Público Significativo para las personas que están fuera de Estados Unidos), las autoridades fronterizas se esfuerzan para atender al creciente número de venezolanos que el gobierno de Biden expulsa cada día desde ese país a México.

Alrededor de 200 venezolanos se amotinaron en la estación del Instituto Nacional de Migración (INM) de México en Tijuana, donde dejan a los migrantes mientras deciden qué hacer con ellos, reseñó Voz de América (VOA).

Hasta ese lugar se han presentado familiares de los venezolanos que están internados y denuncian que las autoridades les han negado información, tal como indicó a VOA Yosvelsy Castañeda, quien reside en Tijuana. “Él tiene infección en sus pulmones, tiene una infección respiratoria y hasta el momento no he sabido nada de él”, expresó sobre uno de los migrantes allí retenidos.

Las autoridades de México concedieron nuevos permisos para permanecer más tiempo en el país a algunos venezolanos que fueron trasladados a la capital d esa nación.

“Puede resultar una crisis migratoria en nuestras zonas fronterizas”, advirtió José María García Lara, de la Alianza Migrante de Tijuana.

Vía Maduradas con información de VOA.

Suscríbete
Notifícame
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios