Así es el retorno de los venezolanos por la frontera con Brasil

Así es el retorno de los venezolanos por la frontera con Brasil

enuncian que, indiferentemente de los resultados, los dejan en el sitio por varios días, sin respetar los protocolos de seguridad sanitaria ni la alimentación.

Los migrantes venezolanos son recibidos con nulos protocolos sanitarios en su retorno desde Brasil, según lo reporto el Correo del Caroní.

Apenas llegan a los refugios para venezolanos en el estado Bolívar, les hacen las respectivas pruebas anticovid. Denuncian que, indiferentemente de los resultados, los dejan en el sitio por varios días, sin respetar los protocolos de seguridad sanitaria ni la alimentación.

En el reportaje se alega que los viajeros deben pagar al menos 30 dólares para trasladarse desde la Aduana de Santa Elena hasta otro refugio en Puerto Ordaz. En teoría, este servicio es completamente gratuito.

30 dólares para el retorno

El pasado fin de semana, los viajeros estuvieron protestando con las maletas afuera. Exigían a las autoridades locales que habilitaran un autobús que los llevara hasta Puerto Ordaz. Una vez llegaran a Puerto Ordaz esperaban viajar a sus casas en diferentes lugares del país.

Uno de los protestantes contó que muchos viajeros contaban con al menos nueve días de recorrido. Alega que los venezolanos retornan porque les fue mal en otros países, y algunas veces no tienen 30 dólares para cancelar el traslado.

De 47 personas que esperan por el traslado, solo 21 tienen la disponibilidad para pagar esa cantidad de dinero.

«Hay mucha gente que se viene sin recursos, se vienen porque les fue mal en otros países, aparte de que muchos teníamos hasta nueve días de viaje, y cuando llegas tienes que pagar 30 dólares para el traslado, hay muchos que no tienen ese dinero», dijo al Correo del Caroní el entrevistado que prefirió no revelar su nombre.

Mientras avanza el tiempo, los migrantes temen más de contagiarse por COVID. El entrevistado asegura que «cuando llegamos nadie nos recibe, nosotros mismos nos organizamos para asegurarnos de que quienes vayan llegando estén separados de quienes ya tienen la prueba PCR negativa».

Las condiciones de alimentación son cada vez más precarias, siendo que en la frontera solo dependen de los alimentos que provea el Estado. Los viajeros alegan que no hay lugares cerca donde comprar comida; eso agudiza la situación.

Con información de Caraota Digital.

Suscríbete
Notifícame
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios